No IMPORTA EL LUGAR

Rodrigo Saavedra
Las Victorias del Futuro es un trabajo fotográfico en tres partes realizado por el fotógrafo renquino Rodrigo Saavedra. Haz click aquí para ir a la primera parte o acá para acceder a la segunda entrega.
Luego de estar unas semanas casi aislados en la vieja casa de Calle Larga, viendo por las noticias y las redes sociales los relatos sobre violaciones a los derechos humanos por parte de Carabineros, PDI y militares fue que vinimos a Plaza de la Dignidad.. Por esos días el pueblo dormido no fue lo único que despertó, también lo hicieron los instintos más bestiales de los portadores del uniforme y la impunidad. El mismo día en que los partidos políticos firmaron un acuerdo para oxigenar al gobierno y el sistema que se desmoronaba, viajamos a Santiago. Después de entregar un trabajo fotográfico en el centro, comenzamos a caminar por la Alameda hacia arriba. Queríamos ir a "Plaza Dignidad" y llegar a la zona cero del estallido, aunque sólo fuera por un momento.
A medida que te ibas acercando a la Plaza Dignidad, ex-Plaza Italia podías ir topándote con muchas otras manifestaciones en las calles aledañas, cada una con su mensaje y temas diferentes. Pero el descontento era el mismo, el ambiente en general era de efervescencia, la ciudad había perdido su monotonía y adquirido un nuevo ritmo marcado por consignas y el paso del guanaco. Las paredes, por su parte, también se convirtieron en el soporte de quién quisiera decir algo. El rostro de Camilo Catrillanca, comunero Mapuche asesinado por el Comando Jungla de Carabineros de Chile estaba presente en cada esquina.
Conforme nos íbamos acercando, el aire se iba haciendo cada vez más irrespirable. Los gases lacrimógenos invaden el lugar como una niebla terrible que permanece por varios minutos. Entre la multitud nos saluda Gladys, quien también va en camino a Dignidad. Después de enviudar, a Gladys literal y emocionalmente se le partió el corazón, resultando en una larga depresión y problemas cardíacos por los que hace no mucho se había tenido que operar.Pese al temor que sentía por el actuar irracional de Carabineros y el peligro de ser herida, las injusticias del país como su baja pensión y el deficiente sistema de salud la impulsaban a llegar como fuera a manifestarse..
Un poco más allá y por entre el gas lacrimógeno aparecen los voluntarios de salud que intentan ayudar a los heridos por distintas causas, aunque la mayoría llega por el impacto de perdigones de goma, teniendo ellos mismos que proteger su zona de trabajo con improvisados y pesados escudos. A esta altura, lamentablemente, llegar a la zona cero se ve como algo distante, porque la plaza está siendo resguardada por un inédito contingente de pacos, los cuales repelen cualquier tipo de acercamiento al lugar.
Luego de varias horas de lucha con lo que se tenga, la Primera Línea y todos quiénes estábamos ahí retomamos la Plaza, pudieron reunirse por fin todas esas manifestaciones que estaban atomizadas y que por fin se juntan en una sola voz. La alegría de estar en "Dignidad" dura poco y comienzan nuevamente los gases lacrimógenos y los disparos desde dentro del Metro Baquedano.
A los pocos minutos, inicia otro combate. Avanzo detrás de un grupo con mi cámara mientras el sol nos golpea de frente y los escopetazos suenan sin parar. Los gases nublan la vista mientras intento hacer fotografías a veces sin poder recurrir con claridad al visor. . Después de repeler el actuar policial, comienza una fiesta en la cual explota un pueblo reprimido, alegres de ser parte de un estallido que visibilizó los más profundos dolores de este país y su gente.
Fue inevitable no pensar en mi viejo ya fallecido y los problemas de una salud pública llena de promesas inconclusas, en donde miles de familias tienen que hacer bingos para luchar contra el cáncer, y la ayuda de los vecinos y amigos se vuelve tu única herramienta para cubrir un día más de vida. Ese es el Chile que junto a Romina también queremos borrar, pensábamos.
Ya habían pasado varias horas y para nosotros era tiempo de empezar a emprender el camino de vuelta a casa, no sabíamos si en Renca o en Calle Larga pero comenzamos a caminar. Lo que pensábamos sería un regreso tranquilo rápidamente se convirtió en drama, por que por las oscuras alamedas del forestal la repre había seguido buscando víctimas, resultando herido un transeúnte que no tenía nada que ver con las manifestaciones. La persona caminó unos metros y perdió el conocimiento, quedando tirada en el piso y siendo auxiliada por voluntarios de las brigadas de Salud, quienes lo cuidaron hasta que pudieron trasladarlo a un centro asistencial.
Al llegar a casa, pensamos en todas esas personas que desdediferentes lugares de Chile han vivido en carne propia las injusticias de un sistema que no fue otra cosa que una gran estafa piramidal para beneficiar a la élite política y empresarial. Si analizo la línea de tiempo de mi vida, en varios momentos he sentido el yugo de vivir en una democracia a medias y probablemente si ustedes hacen ese mismo ejercicio sentirán lo mismo. Por eso decimos que ya no importa el lugar, no importa donde vivas, podemos y debemos cambiar el destino de Chile y ese futuro se llama Dignidad.
Las Victorias del Futuro es un fotoreportaje en tres partes realizado por el fotógrafo renquino Rodrigo Saavedra. Haz click aquí para ir a la primera parte o acá para acceder a la segunda entrega.
Texto y fotografías por Rodrigo Saavedra
Edición y diagramación por Gastón Arce y Radar Renca
No somos una empresa, somos comunidad.
Aporta a nuestro periodismo local desde y para Renca. Ningún aporte condiciona nuestra línea editorial o contenidos. Suscríbete desde sólo $2.000 pesos. Puedes dejar de ser socio/a cuando tú quieras.
Made on
Tilda